Mapa WebFormulario de ContactoForo de participación Inicio




INICIO    FORO   CONTACTAR    MAPA WEB
noviembre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

El Voluntariado Ambiental de Pinoso es de los pocos voluntariados de la Comunidad Valenciana que resiste a la falta de subvenciones y financiación privada. Tanto es así, que este verano ha sido el único de la provincia de Alicante que se ha mantenido activo durante el verano realizando labores de conservación, vigilancia y prevención de incendios forestales en los montes del término municipal.

Los voluntarios pinoseros se han convertido en un ejemplo de compromiso, solidaridad y sensibilidad ambiental al cumplir, nada más y nada mesón, que 16 años de trabajo continuado en defensa de los valores naturales y patrimoniales de Pinoso.

Este verano han sido un total de 25 los voluntarios que han formado parte de este sólido grupo coordinado por el técnico municipal, José Carlos Monzó. Durante los meses de julio y agosto han realizado diferentes trabajos relacionados, en muchos casos, con los numerosos proyectos que están en marcha desde el Área de Medio Ambiente de Pinoso.

Entre las principales tareas realizadas se encuentran:

  • Vigilancia para la prevención de incendios forestales, acudiendo a quemas agrícolas y quema de cunetas para informar de la prohibición de las mismas en alerta máxima de incendio.
  • Limpieza de los cauces de entrada a la Balsa del Prado, poda selectiva de cañas, erradicación de algas y control de especies invasoras como la gambusia en el  Humedal del Prado.
  • Limpieza de balsas y calderones.
  • Podas selectivas en los alrededores del Aula de la Naturaleza así como de la cantera restaurada.
  • Detección y limpieza de vertidos incontrolados.

Los voluntarios han recibido cursos de formación relacionados con los incendios forestales, y, además, han participado en la organización de la jornada de suelta de fauna silvestre que se llevó a cabo en agosto en el Aula de la Naturaleza, una actividad que volvió a contar con una importante participación de vecinos de Pinoso. En esta ocasión, se liberó  un cárabo, búho real  y  erizo, animales procedentes del centro de recuperación de Santa Faz.

Como cada verano, dos meses de intenso trabajo, en el que los voluntarios ambientales también tuvieron la oportunidad de conocer el Centro de recuperación La Granja del Saler de Valencia, donde se desarrollan interesantes proyectos de conservación de fauna autóctona y erradicación de especies invasoras.  

                        

Voluntarios de Pinoso junto al técnico municipal del Área de Medio Ambiente, José Carlos Monzó, han participado recientemente en “La nit de les rates penades”, una jornada especial sobre los murciélagos organizada por el Parque Natural de la Serra Gelada con motivo del Año Internacional de los Murciélagos.

La actividad se inició en el Centro Social de la Torreta de Benidorm, donde Carles Gago, técnico del Servicio de Espacios Naturales y Biodiversidad, ofreció una charla  sobre los quirópteros de la Serra Gelada. A continuación, realizaron una excursión a la Cala Ti Ximo en la que pudieron observar y conocer mejor a estos animales en su hábitat natural utilizando detectores de ultrasonidos.

Durantes los meses de julio y agosto, el técnico de Medio Ambiente de Pinoso y los voluntarios ambientales han trabajado junto a responsables de la Consellería de Medio Ambiente, en la identificación de cuevas existentes en el término municipal y especies de murciélagos de la zona, ya que la próxima primavera se llevará a cabo una actividad similar a “La nit de les rates penades”  en Pinoso.  Se visitará alguna cueva para ver más de cerca ejemplares de esta especie con el objetivo de dar a conocer la importancia de la conservación de estos mamíferos voladores.

Existen unas 1.200 especies de quirópteros en todo el planeta, desde insectívoros a comedores de frutas o de néctar. A pesar de su mala fama, lo cierto es que los murciélagos juegan un papel fundamental en la salud de los ecosistemas, ya que muchos son depredadores de insectos molestos o nocivos, e incluso de plagas agrícolas. Gracias a ellos, se puede reducir el uso de insecticidas sobre los cultivos, con el consiguiente beneficio sanitario y económico.

                                            

 

Los voluntarios ambientales de Pinoso que cada verano contribuyen con su trabajo al cuidado y vigilancia de los montes del término municipal, reciben una completa formación, tanto desde el Área de Medio Ambiente como de la Consellería de Medio Ambiente.

La última acción formativa ha estado a cargo de la administración autonómica, con el Curso de Prevención de Incendios Forestales en el que participaron 15 voluntarios ambientales.  El contenido similar al de otras campañas se centró en la legislación sobre incendios, cartografía, localización de humos, actuación en casos de alerta, transmisiones y protocolo a seguir en caso de incendios, actuación del voluntariado ambiental y estadísticas sobre incendios de los años anteriores.

El técnico de VAERSA encargado de impartir el curso, felicitó a los voluntarios pinoseros, a José Carlos Monzó, coordinador del Voluntariado Ambiental, así como al concejal del área, Carlos Esquembre, -que también participó en el curso-, por ser el único voluntariado ambiental de la provincia que continúa funcionando a pesar de los recortes que se han producido en las subvenciones de las distintas administraciones.  

 

                     

Coincidiendo con la campaña estival del Voluntariado Ambiental, el Aula de la Naturaleza del Monte Coto acogió, un año más, la jornada de suelta de fauna silvestre, que, una vez más, congregó a un buen número de vecinos de Pinoso que pudieron ver de cerca los animales devueltos a su medio natural.

En esta ocasión se soltó: un búho real, un cárabo, un erizo, un sapo común, un sapo corredor y tres sapos parteros. Además se mostró a todos los asistentes un cernícalo que, posteriormente, fue trasladado al centro de recuperación de fauna ya que fue encontrado por un particular y entregado al Área de Medio Ambiente.

Voluntarios Ambientales de Pinoso fueron los encargados de recoger en el centro de recuperación de Santa Faz de Alicante, los animales que fueron liberados tras ser curados de enfermedades o traumatismos que ocasionaron su ingreso en este centro.

 

 

 

 

 

 

 

    

  

Durantes este mes de agosto un grupo de 15 voluntarios ambientales acompañados por el coordinador del Voluntariado Ambiental de Pinoso, José Carlos Monzó, y el concejal de Medio Ambiente, Carlos Esquembre, han visitado el Centro de Recuperación de fauna La Granja de El Saler, en Valencia. Dependiente de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente al igual que los dos centros de Alicante y Castellón, La Granja es el que posee la mayor capacidad de acogida para el tratamiento y manejo de fauna silvestre protegida de España.

Personal del centro explicó al grupo de voluntarios que su principal cometido es la acogida y rehabilitación de animales silvestres autóctonos que por diversos motivos, como electrocuciones, intoxicaciones, heridas producidas por choques o disparos, etc., han perdido la capacidad de desenvolverse con normalidad en la naturaleza. En La Granja los animales reciben los cuidados veterinarios necesarios para su recuperación antes de ser devueltos a su medio natural.

Durante su recorrido por las amplias instalaciones, perfectamente acondicionadas para acoger a los animales en recuperación, los voluntarios pudieron conocer otra de las líneas de trabajo que llevan a cabo en el centro para conservación de fauna amenazada. Se trata de los diferentes programas para la reintroducción de especies extinguidas o en peligro de extinción, entre las que se encuentra: la Focha cornuda, el Calamón Común, la Malvasia cabeciblanca y Cerceta pardilla, la Tortuga mediterránea y el Cernícalo primilla.

ESPECIES EXÓTICAS

Asimismo, como otra de las acciones de conservación desarrolladas, destaca la captura de especies invasoras y exóticas en los espacios naturales que suponen una amenaza para las poblaciones de especies endémicas y autóctonas. En lo que va de año han llegado al centro más de 6.000 ejemplares de Trachemys scripta, una tortuga de agua que hasta hace poco se vendía en tienda de animales como mascota, pero que debido a su potencial colonizador, constituye una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas. Esta especie ha sido catalogada en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre, estando prohibida en España su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.